REATRATOS DEL MUNDO

Tomar fotografías de rostros durante los viajes no se trata sólo de “hacer un retrato”, sino que se debe capturar un momento y una emoción. Para que esto suceda, uno debe interactuar, amar a las personas y saber cómo detener ese momento.